viernes, 29 de junio de 2018

Tic tac tic tac

      Últimamente cada vez que miro a mis hijos me viene el mismo pensamiento a la cabeza: ¿estaré haciendo lo correcto de no decirles su procedencia? No he sentido la necesidad porque he normalizado tanto su origen que a veces me cuesta recordar que no comparten mi genética. Pero a medida que se van haciendo más mayores comienzo a pensar que quizá sí deberían conocer su historia desde el principio. 
      Y ahí es cuando siento el paso del tiempo como si fuera un reloj en una cuenta atrás que me va recordando que se me va agotando el momento idóneo para sentarme ante ellos y explicarles la verdad. Y no puedo evitarlo... siento una mezcla de angustia y temor a partes iguales. Tampoco ayuda gran cosa que varias amigas que han sido madres gracias a la ovodonación no se planteen todavía este dilema. Bien porque sus hijos son más pequeños, bien porque están sopesando lo mismo que yo y prefieren no decirlo.
      La verdad... ¡cómo pesa esta palabra! Tampoco les he mentido porque sí saben que a mamá y papá les ayudó una doctora a que el pececito llegara a su destino pero hasta ahí ha llegado mi explicación. No he sido capaz de ir más allá porque tampoco sé si entenderían la complejidad de este tratamiento.
        Y en eso estoy, dudando y dándole vueltas a las cosas.....

2 comentarios:

  1. Me alegra leerte de nuevo por aquí!! No te voy a aconsejar nada porque eres tú quien tiene que tomar esa decisión. No es una decisión fácil, desde luego, así que sopesa los pros y contras de cada una de las opciones y seguro que tu corazón te guía bien. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Rath!! que alegría volver a saber de ti!!! me identifico mucho con tu entrada, yo estoy igual que tu. Mi niña tiene 3 añitos y medio y le he ido explicando alguna cosilla en plan cuento infantil pero hasta ahí. Se que algún día tendré que sentarme y explicarle la verdad, temo ese día no se ni cuando ni como voy hacerlo pero si quiero que mi hija tenga confianza conmigo yo tengo que ser sincera con ella, pero temo su reacción, temo si alguien de su entorno o de la calle pueda utilizar esa información para hacerle daño.... es muy complejo y más si le añades que vivímos en un pequeñito pueblo dónde todos se creen que pueden meterse en la vida de los otros. Un besazo!!!!

    ResponderEliminar